miércoles, 18 de enero de 2017

Hay que destruir el capitalismo para salvar al planeta




Sin duda alguna estamos viviendo en unos tiempos sumamente difíciles en donde el capitalismo rampante y su bastión de fieles sirvientes siguen haciendo de las suyas en todos los rincones del planeta. Hemos visto cómo la ola neoliberal azota el planeta, desde el voto a favor del Brexit, al triunfo de Donald Trump, al golpe de estado a Dilma en Brasil y la popularidad que han tenido políticos de la extrema derecha en países como Francia (Le Pen) y Filipinas (Duterte). Es obvio que parte de la derecha internacional ha sabido seducir a las masas con su discurso nacionalista, anti globalización y anti inmigración. 

Tampoco podemos negar que las políticas de libre comercio como NAFTA (North American Free Trade Agreement) y la creación de la WTO (World Trade Organization) han empeorado aún mas la forma en que se distribuye la riqueza de todos los que habitamos en este planeta, haciendo más ricos a los ya opulentos y más pobres a los que tienen poco o nada. Y es ese mismo descontento con las élites "liberales" que fielmente apoyan estas medidas y organizaciones, el que ha llevado a que muchos vean como opción a personas que se hacen llamar voces del pueblo, cuando realmente son parte de las mismas clases minoritarias ricas que se han beneficiado de esas y otras políticas neoliberales.

Ahora hablemos claro, esa derecha radical conservadora y sus opositores liberales de "izquierda" defienden el mismo modelo de explotación de seres humanos y su medio ambiente, defienden el capitalismo bestial. En lo único que no están de acuerdo es en como fluye el capital y en cómo se distribuye a los más "desafortunados", pero si defienden o ignoran el impacto enorme que el capitalismo tiene en este planeta. El capitalismo no tiene fronteras, ni lealtades a naciones y tampoco rinde cuentas a la hora de explotar a personas en África, en Asia, en todos los continentes, mientras destruye nuestras tierras, nuestras aguas y nuestro aire en busca de mayor riqueza. 

Algo de lo que no se habla, ya que los poderosos no quieren que te enteres, es del papel que juega el capitalismo en el cambio climático. La comunidad científica internacional reconoce con hechos y cientos de estudios que el ser humano ha contribuido al calentamiento global de forma significativa desde la revolución industrial y el nacimiento de naciones que extraen recursos limitados y los consumen, viviendo del cuento del eterno crecimiento económico. Lo que las élites conservadoras y liberales no quieren que sepas es que el capitalismo que tanto defienden, con su extractivismo, su quema de combustibles fósiles y su avaricia está destruyendo el planeta que todos habitamos. 

El capitalismo bestial se sostiene con la quema de combustibles fósiles, se utilizan para producir energía, para transportar mercancía y movilizar a las personas. Cuando se queman esos combustibles fósiles se producen gases de efecto de invernadero que suben a la atmósfera y atrapan la energía de onda larga que trata de irse del planeta, lo cual lleva a un aumento en temperaturas y otros impactos como el derretimiento de glaciares, aumento del nivel del mar, aumento en la cantidad de eventos extremos como inundaciones, sequías y olas de calor. A pesar de toda esta evidencia que apunta al modelo capitalista como el culpable de los cambios más recientes en las condiciones normales del clima, no se escucha casi nada de las élites conservadoras y liberales. 

¿Por qué el silencio de parte de las élites? Tendrá algo que ver con las donaciones millonarias que reciben los políticos de parte de grandes empresas en el sector de combustibles fósiles como Exxon, para que estos se hagan de la vista larga y no legislen en contra de los pilares del capital y favor del planeta y la mayoría de sus habitantes? Como dije anteriormente, la quema de combustibles fósiles es el motor del capitalismo, si queremos un planeta más saludable y una sociedad más justa para todos los seres que habitan este planeta tenemos que destruir ese motor, solo así acabaremos con los dos problemas más grandes de nuestros tiempos. Si destruimos el capitalismo, destruiremos su modelo de extracción y explotación que tienen al planeta y millones de personas secuestradas. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Otras columnas