viernes, 3 de febrero de 2017

La necesidad de una nueva fuerza política en Puerto Rico

Solo basta con mirar los resultados de las pasadas elecciones para comprender que hay un gran sector de la población puertorriqueña que no apoya los partidos tradicionales. Ese patrón es aún más evidente cuando vemos cómo votaron muchos de los “millenials”, quienes apoyaron grandemente las candidaturas independientes de candidatos como Alexandra Lúgaro.

Casi la mitad de la gente apta para votar no votó (45%), lo cual es evidencia de falta de interés o apoyo a los partidos tradicionales (PNP y PPD), partidos minoritarios (PIP y PPT) o candidatos independientes. La combinación de esos que votaron en contra de los partidos dominantes y todos los que no votaron representan más de un 50% de la población votante, o sea una fuerza política sin precedentes.

El partido del pueblo trabajador (PPT), liderados por el académico Rafael Bernabe, esperaban movilizar a todo ese sector que soñaba con un cambio en la estructura de poder en la isla. La triste realidad es que el PPT no logró su misión, a pesar de tener una de las plataformas más progresistas e inclusivas en la historia de la política puertorriqueña.

¿Por qué fracasó el proyecto del PPT cuando este representaba el cambio que un gran sector de la población reclamaba? Esa pregunta es una muy importante, ya que podemos discutir ciertos factores que imposibilitaron la materialización política del PPT. Quizás le hegemonía del PNP/PPD y su influencia en los medios de comunicación y el control de estos sobre la opinión pública fueron los golpes contundentes que previnieron el éxito que pudo haber tenido el PPT.

El fracaso político del PPT no debe ser excusa para dejar de buscar la unión de ese sector sediento de cambio. Podemos aprender de su experiencia y comenzar a elaborar un nuevo proyecto político más ambicioso. Un proyecto de coalición en donde todos los partidos o movimientos minoritarios, en conjunto con candidatos independientes progresistas, puedan organizarse bajo un solo emblema y comenzar a trabajar por el Puerto Rico que todos queremos.

Propongo que todos los partidos minoritarios como el PPT, el partido independentista puertorriqueño (PIP), el movimiento independentista nacional hostosiano (MINH), el ala soberana del PPD y otras organizaciones o candidatos independientes con ideales progresistas y anticolonialistas se unan en una gran coalición que podría ser llamada por el nombre de Movimiento Unión Progresista Anticolonial (MUPAC).

No estoy pidiendo que los partidos u organizaciones dejen de existir, sino que exploren seriamente la posibilidad de una unión que recoja gran parte de los ideales progresistas que comparten y movilice a ese sector anti PPD y anti PNP. Tenemos que tener claro que la fragmentación de los progresistas no es ventajosa, si queremos hacerle frente al bipartidismo imperante tenemos que organizarnos, defender los ideales que compartimos y discutir constructivamente nuestras diferencias.

¿Qué ideales o proyectos defendería o implementaría el MUPAC? El movimiento deberá centrarse en cinco pilares; la justicia socioeconómica, el respeto al medio ambiente, el desarrollo sustentable, la transparencia gubernamental y la abolición del estatus colonial. Podemos fácilmente concordar que todos los partidos o movimientos minoritarios progresistas ya tienen ideales o proyectos en sus plataformas que concuerdan grandemente con esos cinco pilares.

En el pilar de justicia económica podríamos concentrarnos en aumentar el salario mínimo a $13 la hora o más y asegurarnos que se mantenga en aumento con el costo de vida. También podríamos apoyar una reforma contributiva progresista en donde los que tienen más paguen más en impuestos y utilizar ese dinero recuperado para mejoras en servicios esenciales como infraestructura, educación, salud y seguridad. Otro gran proyecto que defenderemos será el de implementar un plan de salud universal, para brindarle todos los servicios de salud necesarios a todos los puertorriqueños a un costo justo.

En los pilares de respeto al medio ambiente y desarrollo sustentable podríamos concentrarnos en un gran proyecto de reciclaje nacional y en una gran inversión pública para transformar nuestro sistema energético a uno que se alimente completamente de fuentes alternas de energía como el sol, el viento, el agua y las olas. Defenderemos el rediseño y redesarrollo de zonas urbanas sin necesidad de nuevas construcciones, sino un enfoque en restauración de lo existente y en protección de nuestros recursos naturales. Otro gran proyecto sería el de un sistema eficiente de transporte público nacional, con trenes de alta velocidad que conecten a la isla y autobuses que conecten las zonas rurales con las urbanas.

En el pilar de transparencia gubernamental podríamos concentrarnos en proveerle al pueblo, a través del internet, toda la información relacionada con las finanzas del gobierno. Los ciudadanos podrán acceder toda la información asociada con los gastos gubernamentales, que incluirá salarios de empleados públicos, contratos a empresas privadas y gastos de operación de todas las agencias o corporaciones públicas. Esto permitirá que todos los puertorriqueños puedan indagar y conocer en qué se gasta el dinero que pagan en sus impuestos y puedan reclamarle al gobierno cuando este no utilice los recursos para el beneficio del pueblo.

En el pilar de la abolición del estatus colonial nos encargaríamos de implementar una asamblea de estatus en donde todos los partidos se pondrían de acuerdo con las diferentes opciones políticas. Luego de que se aprueben las definiciones podríamos trabajar en un gran proyecto nacional educativo sobre las diferentes opciones, en donde representantes de todas las fórmulas debatirán juntos al frente del pueblo las ventajas y desventajas de cada una de ellas. Lucharemos para que todas las opciones tengan la misma cobertura en los medios y para que la información correcta le llegue a todos los puertorriqueños.

Si unimos a toda esa mayoría cansada del bipartidismo y la corrupción en un solo movimiento progresista anticolonial aumentaremos grandemente las posibilidades de acabar con el poder del PNP y el PPD. Sé que tenemos diferencias ideológicas que nos separan, pero la realidad es que son más las concordancias que las discrepancias. No podemos dejar que la fragmentación sea lo que nos impida luchar por todo lo que beneficia grandemente al pueblo puertorriqueño. Unámonos, en la unión está la fuerza, solo así lograremos movilizar a una gran mayoría de puertorriqueños frustrados con la política bipartidista.

2 comentarios:

  1. EL problema es que muchos de los que votaron por los candidatos independientes no se van a alinear con un programa independentista. La primera tarea es enamorar al elector con el independentismo. COntar la historia de como el PPD logró demonizar el ideal independentista. (Y ganó). Hacerles ver que hay 2 partidos anexionistas aunque uno de ellos no lo acepta todavía. Los electores están cansados de la corrupción partidista pero se aferran al pasaporte americano y a la idea de que al que buen árbol se arrima...

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con lo que usted plantea, pero en la columna yo no hago un llamado al independentismo. La idea es unir a los diferentes grupos minoritarios bajo unos pilares que todos puedan defender y el tema de estatus se resolverá cuando nosotros mismos obliguemos a Washington a tomar cartas en el asunto. Se que hay un rechazo al independentismo por la gran mayoría de la población, pero por eso planteó la necesidad de llegarle a la gente con los hechos históricos que producieron esa percepción de lo que es ser independetista. Gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Otras columnas