viernes, 12 de mayo de 2017

Cuidado con los medios de desinformación


Como diría el gran Malcolm X, líder del movimiento de derechos civiles en EEUU, "cuidado con lo que ves en los medios, ya que pueden hacer que odies al oprimido y ames al opresor". Esta frase aplica muy bien a la forma en que los medios han dado cobertura a las distintas protestas que han ocurrido en el país. Los medios de desinformación se encargan de ignorar el porqué de la lucha y se concentran en trivialidades para manchar el nombre de los que dignamente ejercen su derecho a protestar. 

Empecemos con la cobertura que se le dio y se le sigue dando a los eventos del 1ro de mayo en la milla de oro. Los medios corporativos locales no resaltaron el éxito del paro que logró movilizar a decenas de miles de personas de forma pacífica. Los medios de desinformación solo resaltaron las acciones de vandalismo de una minoría con intenciones dudosas que ocurrieron luego de culminar el paro, e inundaron los medios con imágenes de encapuchados rompiendo cristales de instituciones financieras. 

Cabe recalcar que el paro nacional fue un éxito y un ejemplo digno de cómo se protesta de forma pacífica. Pero los medios corporativos, fieles sirvientes de la clase política-empresarial local e internacional, no pueden mostrar a un pueblo civilizado protestando en contra del atropello impulsado por esa misma clase. Los medios de desinformación tienen órdenes de distorsionar la información que nos llega para hacerle creer al pueblo que los malos son los que protestan y los buenos son los políticos/empresarios. 

Como dice Noam Chomsky, intelectual y académico reconocido mundialmente, "los medios se ocupan de la manufactura del consentimiento". Esa creación de consentimiento utilizando propaganda fundada en el miedo e información distorsionada se emplea para controlar la opinión pública y favorecer a grupos minoritarios de políticos-empresarios que pretenden dividir al pueblo en los que los apoyan y los que no los apoyan. La manufactura del consentimiento se manifestó muy bien con el mensaje del gobernador luego del paro.

El gobernador Ricardo Rosselló, en vez de reconocer el éxito del paro en su mensaje al país, se concentró en arremeter ferozmente en contra de los vándalos que se quedaron en la milla de oro luego de que el evento terminara. Todavía quedan serios cuestionamientos sobre los individuos que participaron del vandalismo. ¿Eran protestantes genuinos o eran vándalos pagados, o una mezcla de ambos? Eso solo el tiempo lo determinará, pero sin duda alguna los medios se enfocaron en resaltar el vandalismo para hacerle ver al pueblo que el que protesta es el enemigo y el gobierno-empresa es su amigo. 

Seguimos viendo la manufactura del consentimiento en todo su apogeo con la cobertura que se le sigue dando a los responsables de los actos de vandalismo. Los medios corporativos locales siguen apuntando su arsenal hacia los protestantes, mientras ignoran a propósito las causas de la protesta. Vemos como la clase política-empresarial y sus lacayos en los medios se mueven a la velocidad de La Luz  para criminalizar la protesta, reparar con fondos públicos propiedades privadas en la milla de oro y desmantelar la educación pública del país, mientras se mueven como una tortuga a la hora de auditar la deuda, procesar a un alcalde acusado de violación y escuchar el reclamo legítimo del pueblo.

La estrategia mediática de esta clase burguesa de políticos y empresarios está rindiendo frutos. La desinformación de parte de los medios y la manufactura del consentimiento a través de la propaganda enfocada en el miedo tienen a un pueblo dividido entre los que apoyan la protesta y los que la repudian, divididos entre los que ven al gobierno como su enemigo y los que lo ven como su aliado. Lo importante que debemos recalcar es que ese pueblo ha sido dividido exitosamente por la forma en que las clases privilegiadas del país han empleado los medios de comunicación a su favor, ya que estos le temen a un pueblo unido que se les rebele.  

Recordemos que no importa si trabajamos para el gobierno o la empresa privada o si somos pensionados o si no trabajamos en estos momentos, todos nos veremos afectados con los recortes propuestos en educación, salud y otros servicios públicos. No nos dejemos manipular y dividir por los medios de comunicación que quieren controlar lo que vemos y eventualmente lo que pensamos de la situación de nuestro país. Es nuestra responsabilidad ver más allá de los titulares y analizar de forma crítica todo lo que nos venga de medios con intereses en mantener o empeorar la situación de Puerto Rico. 

¡Despierta Boricua!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Otras columnas